Una buena sonrisa, síntoma de un buen corazón

Existen muchos mitos y verdades en el mundo de la salud bucodental y, en ocasiones, es necesario darles respuesta. Seguro que alguna vez habrá llegado a tus oídos eso de que tu boca y tu corazón están relacionados. Pues bien, no se trata de un mito y en este artículo te contamos por qué.

Las personas con algún tipo de enfermedad periodontal tienen hasta un 50 por ciento más de probabilidades de sufrir una enfermedad del corazón. Este porcentaje puede llegar a ser preocupante ya que ocho de cada diez españoles presenta algún problema en las encías.

Sin embargo, este hecho no ocurre a todas las personas por igual. Según los expertos, las personas con periodontitis, sobre todo hombres de entre 40 y 50 años, tienen entre un 25 y un 50 por ciento más posibilidades de sufrir una cardiopatía isquémica. Por otro lado, en el caso de las mujeres, esta enfermedad también guarda relación con la osteoporosis y con el riesgo de que se produzcan nacimientos de bebés inmaduros de bajo peso.

Pero, ¿por qué se da esta importante relación? Ahí va la respuesta.

Las enfermedades periodontales pueden llegar a ser infecciones orales crónicas que, en muchos casos, producen un aumento desmesurado de bacterias debajo de las encías. Son estas bacterias las que pueden provocar infecciones en otros órganos de nuestro cuerpo, entre ellos el corazón. El mecanismo sugerido para la asociación entre las infecciones, como las periodontitis, y la isquemia coronaria, que ocasiona los infartos de corazón, sería el efecto de las bacterias sobre las células implicadas en los mecanismos que provocan la arteriosclerosis y su consecuencia más grave, la aterotrombosis.

Como todo, más vale prevenir que curar. Mantener una correcta higiene bucodental es clave para tratar de evitar las enfermedades periodontales, pero no suficiente. Recuerda cepillarte los dientes después de cada comida y usar una pasta dentífrica fluorada. Además, un buen enjuague bucal y el hilo dental pueden ser un gran complemento del cepillado. Por último, no olvides llevar a cabo una buena alimentación y visitar regularmente a tu dentista de confianza.

Añade un comentario