Contra la placa acumulada y el sarro: CURETAJE DENTAL

curetaje

Se trata de un tratamiento que se utiliza para eliminar la placa bacteriana calcificada, así como el sarro formado debajo de las encías, lo que se llama sarro subgingival.

Origen

En los supuestos en los que ya ha aparecido la gingivitis, y no se aplica el tratamiento correcto, la patología puede evolucionar hacia fases más complicadas, llegando a la raíz de los dientes, ocasionando bolsas periodontales y derivando en lo que se conoce como “piorrea”. De esta forma, las bacterias generadas se van desarrollando, ocasionando problemas en las bases que soportan los dientes. Lo primero, por tanto, será eliminar estas bacterias, limpiar la zona donde se ha acumulado el sarro, llegando al fondo de las raíces dentales.

Este tratamiento debe aplicarse cuanto antes mejor. Si dejamos que esas bacterias evolucionen, se puede llegar a ocasionar la pérdida de tejidos de forma irreversible, y la destrucción de la pieza dental.

Raspado y alisado: el curetaje

Como vemos, este raspado y alisado para eliminar el sarro subgingival acumulado bajo las encías, tiene por objeto ir trabajando sobre la superficie de las bases de los dientes, con unos instrumentos denominados “curetas”, de ahí el derivado “curetaje”.

Si las bolsas peiordontales son muy profundas, lo más corriente es que el especialista realice una división de la boca del paciente en cuatro cuadrantes, realizando el raspado correspondiente a un cuadrante por cada sesión, entre otras cosas para no ocasionar muchas molestias al paciente. En algunos casos puede requerirse el uso de anestesia, según la situación.

Las molestias producidas por el curetaje, en el momento del raspado y los días posteriores, van a depender  de la profundidad de la zona donde sea preciso realizar el curetaje. Incluso puede aumentarse la sensibilidad dental a los cambios de temperatura que se produzcan y producirse algo de sangrado. El cepillado de los días posteriores, es preciso realizarlo de forma suave, sobre todo en las zonas más doloridas.

Puede suceder que la bolsa periodontal no sea accesible para realizar el raspado. En esos casos, la cirujía periodontal puede realizarse con anestesia. Lo mejor, como en la mayoría de los problemas dentales, es la prevención, una buena higiene bucal y las visitas periódicas al dentista para que realice  un curetaje de mantenimiento dos veces al año, y así mantener la salud de las encías.

Hay que tener en cuenta que, como el problema afecta a las estructuras que sostienen los dientes, lo que ocurre con la periodontitis es que, en muchas ocasiones, los síntomas no aparecen y se manifiestan hasta que la situación ya está avanzada y el daño es prácticamente irreversible. Si se coge a tiempo la enfermedad, la evolución se puede detener, tratar e ir mejorando.

Diferencias entre una limpieza bucal y un curetaje

Suele haber confusión en el análisis de ambos conceptos, lo que es una limpieza ordinaria en el dentista, donde se trata de eliminar el sarro de la superficie del diente, y un curetaje, en el que se profundiza más, llegando hasta el fondo de las bolsas periodontales, y eliminando los depósitos de sarro que están debajo de la línea de las encías.

Añade un comentario