No, lograr una sonrisa perfecta no es tan complicado

la mejor sonrisa

Entre las técnicas más reconocidas para mantener nuestra salud está la higiene diaria. La insuficiencia en el cuidado de nuestra boca, a lo largo de toda nuestra vida, puede acarrear diferentes enfermedades.

La acumulación de bacterias en nuestra boca tendrá consecuencias no deseables, como es el caso de la formación de caries y los daños al esmalte de las piezas dentales.

El cepillado

La mejor técnica para el cepillado dental es la que va aplicando movimientos cortos, suaves, efectuados de forma elíptica, con especial atención a los dientes de peor acceso, los posteriores, las encías, y las zonas que rodean a los empastes y a las coronas. El tiempo medio del cepillado no será inferior a tres minutos, y hay que realizar las operaciones de cepillado dos veces cada día.

Iniciaremos el cepillado con movimientos verticales, sobre la encía, el diente y la unión de ambos elementos. Si realizamos movimientos horizontales corremos el riesgo de dañar las encías y el soporte dental.

Seguiremos el proceso en cada diente. La zona de masticación es la de la parte superior de los dientes, y en este caso el cepillado será horizontal, con movimientos cortos de atrás hacia delante.

En los últimos momentos del cepillado, limpiaremos la lengua varias veces de delante hacia atrás, y realizaremos un suave enjuague, que eliminará el resto de pasta dental, pero conservando el flúor aplicado sobre el esmalte de cada pieza dentaria.

En cuanto al cepillo, debemos lavarlo y secarlo después de cada uso, y sustituirlo cada tres meses.

El hilo dental

Es muy positivo pasar el hilo dental para limpiar las zonas ubicadas entre dientes, y hacerlo al menos una vez al día. Los beneficios de esta operación son muchos, entre ellos la prevención sobre la caries interdental, así como la eliminación de la placa bacteriana que puede acumularse.

En cuanto a la técnica correcta para usarlo, tomaremos un hilo dental de unos 45 centímetros e iremos enrollando su mayor parte alrededor del dedo anular, dejando unos 5 cm. de hilo para aplicarlo sobre los dientes.

Tenemos que sostener el hilo dental entre nuestro dedo pulgar y el índice, e ir deslizándolo con suavidad entre los dientes, hacia arriba y hacia abajo. Otra operación muy positiva es curvar el hilo dental en torno a la base de cada diente, procurando que pase por debajo de la encía, sin forzar para no dañar el tejido gingival.

A medida que vamos avanzando con las operaciones, iremos usando secciones distintas de hilo limpio. Para extraerlo, haremos parecidos movimientos hacia atrás y hacia adelante,

Limpieza con instrumentos homologados

No es positivo pretender ahorrar en los cuidados de nuestra salud. Tenemos que comparar y elegir utensilios de limpieza dental y una pasta de dientes de una calidad contrastada y reconocida, que hayan sido aprobados por organizaciones profesionales dentales. En las farmacias podemos encontrar diferentes elementos para la salud dental, como es el caso de irrigadores, enjuagues bucales, limpiadores interdentales, etc.

Añade un comentario