Blog

Las vitaminas con más influencia en la salud dental

vitaminas salud dental

A la hora de conseguir mantener una apropiada salud bucodental, disponemos de un excelente aliado: las vitaminas. Entre las aportaciones que pueden hacernos está la protección de nuestras encías, la prevención de caries y enfermedades peiodontales.

Está demostrado que algunas vitaminas son decisivas en el mantenimiento de una sonrisa saludable. Una dieta equilibrada, con el calcio y proteínas adecuadas, flúor y con alimentos ricos en vitaminas C y D nos ayudará a reforzar nuestra salud dental, calcificando nuestras piezas dentales y protegiéndolas de bacterias y de la invasión de microorganismos nocivos.

Vitamina D

Los beneficios de la vitamina D sobre nuestros dientes son plenamente reconocidos. Esta vitamina tiene una función muy relevante en el mantenimiento de la salud ósea en general y dental en particular. Mediante ella, se potencia la absorción del calcio y del fósforo que nuestras piezas dentales necesitan para estar sanas y obtener la protección adecuada contra agentes patógenos externos que podrían originar, además de enfermedades dentales más leves y de un tratamiento moderado, otras patologías de mayor gravedad, como la hipertensión, osteoporosis, el cáncer y otras.

Una fuente importante de vitamina D son los lácteos y los pescados.

Vitamina C

La ingesta de vitamina C es muy positiva para disminuir los efectos de la diabetes, tener una piel con un aspecto más saludable y contribuir en la prevención de diferentes enfermedades. Además, al mejorar los mecanismos generales de defensa de nuestro organismo, también influye muy positivamente en la salud periodontal de nuestros dientes y encías, previniendo la formación de placa, y enfermedades como la gingivitis.

Entre los efectos de la vitamina C está el favorecer la denominada síntesis de colágeno entre las encías y el resto de nuestro organismo. El colágeno es un componente que necesitamos para la reparación de la piel, la formación y mantenimiento de músculos, órganos internos, la cicatrización de todos estos tejidos, etc.

Al potenciar la permeabilidad de los vasos sanguíneos y su integridad, la toma de alimentos con vitamina C ayudará a bloquear las invasiones de bacterias en nuestra cavidad oral.

Los especialistas en salud bucodental coinciden al afirmar que la vitamina C es fundamental para la salud de nuestros dientes y un excelente mecanismo de defensa, consumida de forma adecuada.

Otras vitaminas beneficiosas: A, B y E

La vitamina A también está considerada como muy beneficiosa para la cavidad oral, y su insuficiencia puede originar una sequedad progresiva en la boca, con la consecuencia de infecciones de diferente tipología, así como caries.

También la vitamina B es muy importante. Si no la tenemos de forma suficiente en nuestro organismo, la acción de tragar será más difícil, así como la protección de las encías, que serán más sensibles y vulnerables. Todo esto puede ocasionarnos dolores de muelas.

Entre las variantes de la vitamina B, la B2 protege nuestra cavidad bucal de todo tipo de inflamaciones en la lengua (denominado glositis), grietas en la zona bucal y en los labios. Por otra parte las variantes B3 y B12 suponen una protección general frente a la periodontitis.

Otra vitamina muy beneficiosa para la curación de las encías es la E, gracias a su potente efecto antioxidante.

¿Dónde encontramos estas vitaminas?

De forma genérica, todas estas vitaminas podemos encontrarlas en cantidad de frutas y vegetales, así como en algunos complementos vitamínicos que adquiriremos en farmacias y otros centros de venta de productos naturales. Antes de tomarlas, es importante que consultemos a un especialista. Si las tomamos en exceso, puede ser mayor el daño que el beneficio, provocándonos dolor de estómago, diarrea y náuseas.


Fluorosis dental: origen y tratamiento

Fluorosis

La fluorosis dental tiene su origen en un insuficiente aporte de minerales al esmalte de las piezas dentales a causa de un incremento de la porosidad. Normalmente tiene lugar por un exceso en consumo de flúor, lo que ocasionará dientes porosos con manchas y puntos blancos. En algunos casos más severos puede observarse  manchas marrones, pequeñas hendiduras en el esmalte, picaduras, etc.

+Info


Los alimentos que más dañan nuestros dientes

 

alimentos precauciones

Una correcta salud dental la obtendremos si llevamos a cabo una buena dieta, cuidando los alimentos que tomamos, la visita periódica a nuestra Clínica Dental y con la higiene bucal diaria. En lo referente a los alimentos que tomamos, es preciso seleccionar bien los productos que tomamos.

Lo primero que debemos saber es que los alimentos que forman parte de la comida tienen un menor impacto en nuestras piezas dentales, que los que ingerimos entre comidas. En el proceso de la comida se va a generar en nuestra boca una producción de saliva que compensará el efecto de los ácidos provocados por los alimentos, lo que no ocurre entre horas.

Hay determinados alimentos que no son buenos para nuestra salud bucodental. Sobre todo en el caso de que exista algún problema de caries o de encías, es necesario evitar esos productos.

Algunas pautas sobre alimentos

  • Las frutas y verduras. Todos conocemos sus beneficiosas propiedades para nuestro organismo. Sin embargo, en materia de salud dental, hay que tener algunas precauciones. Por ejemplo, algunas verduras y frutas de color oscuro manchan el esmalte de nuestras piezas dentales, y contribuyen a su desgaste. Es importante que después de tomar, por ejemplo arándanos, remolacha o granada, realicemos una correcta limpieza de nuestra boca.

 

  • Con el caso del caso del vino y el café pasa algo similar. El vino, sea tinto o blanco, tiene integrado un ácido que ocasiona una acción erosiva sobre los dientes. Además, este ácido favorece que las manchas provocadas por otros alimentos se queden fijadas. En el caso del vino tinto, contiene taninos que resecarán nuestra boca y dejarán los dientes con una sensación pastosa. En lo referente al café, se dice que las manchas que se ocasionan en nuestros dientes son las más difíciles a la hora de eliminarlas.

 

  • Con el vinagre y los zumos azucarados ocurre lo mismo. Un exceso de acidez que puede ser perjudicial para la salud dental.

 

  • La carne de caza. Aunque se recomienda el consumo de estas carnes por su crianza saludable, su bajo contenido graso, etc., para aquellas personas que tienen problemas en las encías se trata de un alimento con mucha fibra y difícil para la masticación.

 

  • Sopas y cremas. El contacto con líquidos y cremas muy calientes provoca en nuestra dentadura un cambio de temperatura que va debilitando nuestros dientes, su esmalte, y potenciando en que puedan mancharse con otros alimentos.

 

  • Los dulces. Todos conocemos el daño que estos alimentos pueden ocasionar en nuestras piezas dentales, sobre todo en lo que a placa y caries se refiere.

 

  • El alcohol fomenta el desarrollo de bacterias en nuestra cavidad bucal. La razón es que está demostrado que debilita la producción de saliva e irrita los tejidos de nuestra boca.

 

  • Frutos secos. Aunque no lo parezca en algunos casos, aportan mucho contenido en azúcar, que se queda adherido en nuestros dientes, provocando caries.

 

  • Determinados productos de farmacia y para farmacia, como es el caso de algunos jarabes para combatir la tos, y otros medicamentos, están elaborados con un tipo de azúcar que puede adherirse con mucha facilidad a nuestros dientes. Es muy positivo lavarse bien la boca tras la toma de esas dosis.

 

  • Los cítricos tomados solos aportan un elevado nivel de ácido y contribuyen a la formación de caries. Después de tomarlos es necesario llevar a cabo una buena limpieza dental.

Los enjuagues bucales en la higiene dental

enjuagues bucales

Cuando se busca una sonrisa blanca, brillante y perfecta, podemos encontrar en el mercado muchos tratamientos y productos innovadores, que nos auguran resultados plenamente satisfactorios. Sin embargo, no siempre se ofrece la suficiente información sobre los riesgos derivados del uso de algunos compuestos, que pueden acabar dañando nuestras piezas dentales.

Tipología de enjuagues bucales

Aunque es cierto que la mayoría de los enjuagues bucales actúan allí donde no llega el cepillado dental, su composición no siempre es positiva para nuestra dentadura. En la actualidad hay todo tipo de líquidos para realizar enjuagues bucales, con diferentes funciones, desde el aporte complementario de flúor para prevenir la caries y optimizar la calcificación de los dientes, otros para prevenir el mal aliento, etc.

Básicamente hay dos tipos de enjuagues, los cosméticos y los terapéuticos. Los terapéuticos pueden tener efectividad contra la gingivitis y la aparición de caries, pero  hay que tener las precauciones debidas en cuanto a su uso y consultar al experto de la Clínica Dental. Los cosméticos se basan en un acabado estético; tienen una capacidad muy mermada, incluso para eliminar el mal aliento.

¿Con o sin alcohol?

Algunos expertos recomiendan el uso de colutorios sin alcohol, porque los que lo contienen pueden originar sequedad en la boca, lo que será el campo de cultivo ideal para la actividad bacteriana.

Otros efectos nocivos del alcohol son los derivados de su actividad caustica, dañando los tejidos de toda la zona bucal, incluyendo el dolor en la cavidad oral si se usa en dosis elevadas.

El uso de los colutorios con alcohol debe ser más moderado en los niños, en pacientes que hayan recibido tratamientos con radiaciones en la zona de la cabeza, personas con inflamación de la mucosa oral, y todos los pacientes que tengan alterado su sistema inmunitario a causa de enfermedades y diferentes patologías.

Aunque no conviene generalizar, diferentes estudios llevados a cabo han concluido en que son muchos los productos preparados para el enjuague bucal que contienen en su contenido la cantidad precisa de alcohol que provoca daños en la cavidad bucal y fomenta la aparición y desarrollo de cáncer bucal. Es preciso, por tanto, seleccionar el producto adecuado.

Algunos aspectos importantes sobre el enjuague bucal

  • El pH de la cavidad bucal está alrededor de 7. Por ello, el mejor enjuague bucal es el que más se acerque a este nivel. Si el pH está del producto elegido está por debajo de 5, el daño causado al esmalte dental puede originar su desmineralización, y su consiguiente deterioro.
  • Después del cepillado el pH de la cavidad bucal es alcalino, y es el momento ideal de aplicar el enjuague, para conseguir el equilibrio de ese pH.
  • Aunque no contengan alcohol, los enjuagues bucales no son inofensivos, y pueden originar diferentes efectos secundarios, como es el caso de la disminución del sentido del gusto, la aparición de manchas en las piezas dentales, etc.
  • El enjuague bucal no es una solución estable contra el mal aliento. Es necesario conocer su origen y elegir el tratamiento correcto. Lo que se consigue con el enjuague es aminorar los síntomas de la halitosis, pero no se afronta adecuadamente el problema.
  • Los enjuagues bucales nunca deben ser sustitutivos del cepillado. Deben usarse bajo la supervisión de un especialista, en la dosificación idónea y como complemento del cepillado.

No, lograr una sonrisa perfecta no es tan complicado

la mejor sonrisa

Entre las técnicas más reconocidas para mantener nuestra salud está la higiene diaria. La insuficiencia en el cuidado de nuestra boca, a lo largo de toda nuestra vida, puede acarrear diferentes enfermedades.

La acumulación de bacterias en nuestra boca tendrá consecuencias no deseables, como es el caso de la formación de caries y los daños al esmalte de las piezas dentales.

+Info


Kit de viaje para una buena limpieza bucal

higiene viajes

A la hora de planificar un viaje o unas vacaciones es importante la planificación de todos los detalles. También la referida a la Salud Bucal, cuestión que nunca debemos olvidar. Cepillar los dientes después de cada comida y la utilización del hilo dental, son aspectos que no admiten la excusa de estar fuera de casa, y hay que realizarlo día a día.

Elementos de kit dental para el viaje

  • Cepillo de dientes. Si queremos optimizar espacio, encontraremos en el mercado versiones de pequeño tamaño. Pero recordemos que el cepillo debe cumplir los requisitos para que su acción sobre nuestra salud dental sea la adecuada.
  • Protector de cepillo. La cabeza del cepillo, lo que después estará en contacto con los dientes, debe estar bien protegida para que no haya contaminación.
  • Pasta de dientes. También en este caso podemos encontrar en el mercado versiones muy reducidas, manteniendo la misma calidad e iguales componentes saludables para nuestras piezas dentales.
  • Hilo dental. Si vamos a realizar muchas actividades durante el viaje o vacaciones y no encontramos el momento de pasar el hilo dental, al menos podemos realizar esta acción antes de dormir.
  • Cepillo interdental y limpiador de lengua. Dos elementos importantes que complementarán la limpieza, eliminarán los restos de comida atrapados entre nuestros dientes, y aportarán la higiene necesaria a la lengua, evitando el mal aliento.
  • Enjuague bucal. En las tiendas especializadas y en farmacias encontraremos versiones de pequeño tamaño.
  • Goma de mascar. Si no tenemos tiempo de cepillarnos los dientes, un chicle sin azúcar de cierta calidad neutraliza el pH de la boca y estimula la salivación.
  • Protector labial. El protector labial ayudará en la prevención del cáncer oral, motivado por una excesiva exposición al sol.
  • Lápiz de labios. Lo ideal es utilizar modelos de pintalabios que aporten hidratación.

 

Si hemos olvidado en casa el kit dental…

Si las prisas de la salida de las vacaciones han provocado que olvidemos en casa nuestro kit dental, hay soluciones. En cualquier farmacia que encontremos en nuestro punto de destino podremos adquirir eficaces y prácticos kits de cepillado. Si vamos a alojarnos en un hotel, la mayoría de estos establecimientos disponen de kit dentales para los clientes, o pueden proporcionar una solución rápida. En muchos restaurantes, bares y locales de copas, e incluso discotecas, ya existen máquinas expendedoras de estos kit.

Una dieta adecuada

El alcohol, las bebidas que tengan exceso de colorantes y el tabaco perjudican el esmalte dental, además de provocar un desagradable aspecto amarillento. Si tomamos helados y bebidas muy frías, estamos abusando de nuestra sensibilidad dental, y potenciando la aparición de caries.

Los productos azucarados no son buenos para nuestra salud bucodental. Si vamos a visitar muchos locales de bebidas, y a pedir muchas consumiciones, es preferible que elijamos zumos y jugos de fruta. Además, es muy recomendable tomar mucha agua, alrededor de dos litros al día. Una boca bien hidratada está más protegida frente a la aparición de infecciones e inflamaciones.


El estrés perjudica nuestra salud bucodental

estrés y boca

Aunque no seamos conscientes, muchos de los problemas bucodentales que padecemos pueden tener una relación directa con aquellos momentos de cada día en que la ansiedad y el estrés alteran de forma clara nuestro ánimo.

+Info


Contra la placa acumulada y el sarro: CURETAJE DENTAL

curetaje

Se trata de un tratamiento que se utiliza para eliminar la placa bacteriana calcificada, así como el sarro formado debajo de las encías, lo que se llama sarro subgingival.

+Info


Coronas dentales

corona dental

Las coronas dentales constituyen un tratamiento dental con importantes utilidades estéticas y de carácter funcional. Se trata de unas fundas con forma de dientes que se colocan sobre una pieza dental para sustituir al diente en todas sus funciones. Su ubicación más usual es en los premolares y los molares, ya que son los más usados en la masticación, con mayor desgaste, y los que precisan de una mayor firmeza. Entre sus materiales de fabricación, está la porcelana, el metal y el circonio.

+Info


Gingivitis, sintomatología y tratamiento

Gingivitis, tratamiento

Básicamente, la Gingivitis es una inflamación de las encías, causada por las bacterias que se van adhiriendo permanentemente sobre los dientes y las encías. Cuando el cepillado habitual y el uso del hilo dental no eliminan la placa, se va originando una irritación en el llamado tejido gingival, originando la gingivitis. Es necesario localizar la enfermedad en sus primeras fases para prescribir el tratamiento adecuado. La gingivitis con el tiempo puede evolucionar hacia la periodontitis, y ocasionar daños irreparables en las piezas dentales.

+Info